Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

¿Cómo predicar el Evangelio en 2022? ¿Qué puedo hacer como mujer para llevar el Evangelio a otras?

Muchas veces sabemos el Qué del Evangelio, pero ignoramos el Cómo llevarlo? ¿Cómo voy a impactar mis hijos, mi esposo, mi familia, mis amigas y vecinas?

Durante años, nosotros como matrimonio, mi esposo y yo iniciamos un grupo de estudio bíblico en la casa del área donde vivíamos, queríamos compartir el evangelio y  teníamos estudios bíblicos, para vecinos, amigos y algunas hermanos de la iglesia que invitaban a sus compañeros de trabajo para asistir al estudio, desde días antes llamábamos por teléfono e invitábamos a los posibles asistentes, les recordábamos, por mensajes o invitaciones a venir a nuestra casa,  preparábamos algo ligero de comer para los que venían cansados y hambrientos luego del trabajo, y así pudieran estar atentos. Mi esposo preparaba una porción de la Biblia para estudiar. 

Desde que conocí al Señor, aprendí a invitar a mis vecinos, los domingos por la tarde a sentarnos a conversar sobre la Palabra. Colocaba sillas alrededor de una sala y ahí eran iluminados nuestros ojos al sentarnos en torno a la Biblia, mientras un misionero nos evangelizaba y discipulaba.  

Id por todo el mundo y predicad el evangelio, es un mandato, (Marcos 16:15) no solo para pastores y líderes, sino también para todo creyente, incluyéndonos a nosotras las jóvenes, hermanas, a las solteras, esposas y madres. 

Al principio en ese entonces, podrías ir de casa en casa visitando y las personas abrían sus casas y podías conversar del evangelio. Igual antes si viajabas y te sentabas al lado de alguien en un autobús o avión, podrás entablar una conversación, donde era una oportunidad de hablarles de Cristo, pero con la inseguridad y privacidad, los audífonos, es cada vez más restringido.

Debemos ser creativos en idear maneras de compartir el evangelio con otros.  Muchas veces pensamos que la teología es solo para hombres, y que evangelizar es una responsabilidad de mi esposo, del pastor o de los líderes. Especialmente cuando se está en una etapa en que se tienen niños pequeños en casa viene la pregunta. ¿Pero cómo lo haré si estoy tan limitada de tiempo con los hijos, la casa y el trabajo, como hare si estoy casada y mi familia es mi primer ministerio?

Cómo puedo compartir el evangelio con otros?  Le está permitido a una mujer hablarle a otros de Cristo? ¿En qué manera puedo hacerlo? Hay muchas madres jóvenes en el área de juego, cuidando a sus hijos, en el parque, necesitadas de oír el mensaje que les oriente y alivie sus cargas. Predica el evangelio a tiempo y fuera de tiempo. A griegos y a no griegos, a sabios y no sabios, soy deudor. (Romanos 1:14)

Debo tener en cuenta que antes de predicar el evangelio,  El orar antes y mostrar afecto y aprecio por las personas, el mostrar interés en sus necesidades fue algo que nos modeló el Señor Jesucristo, a todos los que se revela como Señor y Salvador.

Por tanto debo ser intencional en ganar el afecto de esas personas, esas almas deben percibir que nos interesan, que la bondad y compasión es lo que nos mueve a compartirles las buenas nuevas. 

  1. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO CADA DÍA A MI PROPIA ALMA: exaltar y recordar que Cristo Jesús, dejó su trono de gloria y descendió y se encarnó, para salvarnos, darnos vida eterna.  Cuando soy tentada a dudar de Dios, de su poder, de su omnisciencia, de su soberanía y de su omnipresencia, el confesar con la boca , y creer en mi corazón que Jesús resucitó y se levantó de los muertos. Ese es el evangelio.  Cuando estoy desanimada por las pruebas y aflicciones, cuando estoy sola, cuando estoy sin esperanza, el recordar que Jesús murió para darme esperanza, y una vida eterna, ayudara a mi alma.

2. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO A LOS MÁS CERCANOS: EN MI CASA, A MIS HIJOS, A mis Niños, en el devocional, leyendoles un texto, nada complicado, muchas veces inicio con los milagros de Jesús, o me asesoro de algún currículum: el de Niños deseando a Dios. O compartiendo verdades con ellos según lo amerite sus preguntas, edades. 

3. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO EN MI TRABAJO O EN EL LUGAR DONDE ESTUDIO: Las reuniones sociales, luego de algún examen final, o después de un gran proyecto, para celebrar e invitar a alguien que comparta la Palabra y de paso compartir alguna merienda, son siempre momentos apropiados que se quedaran por siempre en la mente de los que oyen, esa oportunidad no debe perderse. 

4. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO HASTA LO ÚLTIMO DE LA TIERRA. Algunos tienen llamados a misiones, pero muchas veces con tus relacionados cercanos, puedes comenzar un estudio bíblico inductivo, en tu casa,  en tu comedor, en torno a una mesa, con algunas pocas amigas. 

5. AYUDAR A OTROS A CRECER ESPIRITUALMENTE: Debo orar por oportunidades para enseñar el evangelio al discipular o mentorear.

El evangelio debe estar en nuestras ORACIONES, cuando oramos nuestras oraciones deben estar basadas en la escritura, en la palabra, volverlas nuestras acciones de gracias, volver nuestras necesidades, las peticiones de la Palabra, conforme a la voluntad de Dios. 

El evangelio debe estar en nuestras CANCIONES: en la Teología de lo que creemos y proclamamos.

 HAY MUCHAS MANERAS TRADICIONALES DE PREDICAR EL EVANGELIO:

-Con tratados, con folletos, con películas, con estudios bíblicos, con mentoreo. 

Hay maneras no tradicionales de predicar el evangelio:

-Mediante donación de comida, ropa, medicamento, etc.  Mucha gente en necesidad vendrá y no solo le darás el alimento temporal sino toda palabra de la que vive el hombre y es aquella que sale de la boca de Dios.

-Mediante la enseñanza de una habilidad u oficio: clases de inglés, clases de cocina, clases de tecnologia, gratis. Se toma un tiempo y luego se comparte el evangelio. 

-mediante medios de masa, emisoras de radio, redes sociales, 

-mediante estudios bíblicos en las casas, muchos no irán a la iglesia, pero sí a compartir un refrigerio acompañado por un estudio bíblico por uno de tus líderes.

-por medio de centros de consejería, de ayuda a personas en necesidad

-por medio de centros comunitarios, durante juego de deportes, 

– por medio de repartición de ropa, por medio del cuido de los niños. 

En la iglesia donde servimos hay un ministerio para alcanzar a las trabajadoras sexuales, y un grupo de mujeres preparo 50 paquetes de regalo por la Navidad  o para las madres con artículos de higiene personal, para ayudar a que se aproximen mujeres a escuchar lo que las demás tienen para compartirles.

Por Vilma Mata de Méndez, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: