Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Los 10 mandamientos para usar las redes sociales para la gloria de Dios

Te presento estos “parámetros” que me ayudan a mantenerme enfocada y con los ojos puestos en Jesús, aún sea usando las redes sociales.

Aquí les comparto mi «misión de por qué y cómo usaré mi Instagram:

1.- Solo publicaré la verdad con valor y gracia.

2.- Antes de publicar me preguntaré, ¿esto apunta a Jesús o a mí? ¿Para qué quiero publicar esto

3.- Solo publicaré contenido que edifique y agregue valor a mi audiencia.

4.- Rendiré cuentas de lo que publico a una amiga/mentora

5.- Me regocijaré en las cosas que suceden en las vidas de otras personas.

6.- No me enfocaré ni seguiré a alguien o algo que me inste a pecar o a sentir envidia.

7.- No usaré mi influencia en contra de mi fe.

8.- No publicaré algo que pueda hacer tropezar, envidiar o sentir que no es suficiente a los demás.

9.- No publicaré algo que haga que alguien piense más de mi ni me jactaré de mis conocimientos o posesiones

10.- No me compararé con un extraño en Internet

Probablemente esto no les traiga muchos seguidores o likes, o tal vez no sea lo que esté «in».

Pero la verdad es que no debemos publicar entradas para hacernos famosas o para obtener reconocimientos; debemos hacer estas publicaciones para la fama de nuestro Salvador.

Dios está creando una increíble comunidad de personas que están compartiendo sus historias con valentía y proclamando el amor de Cristo a través de sus redes sociales, no sólo a través del arte, sino también grandiosas autoras de libros, conferencistas, mujeres que comparten su día a día como madres, jóvenes que escriben reflexiones de su caminar con Dios.

En fin, esto no es «autopromoción» ni exaltación propia, sino un grupo de personas impulsando el Evangelio y centrados en Cristo.

Todos como cristianos conectados estamos celebrando su verdad y celebrando juntos la gracia que se nos ha sido dada.

Por eso, sé que muchas de ustedes estarían de acuerdo conmigo en que publicar fotos «bíblicas» en las redes sociales no es mostrar mi Biblia o mi café, sino mostrar a Aquel que ha capturado mi corazón en cada cosa que hago.

No, no somos perfectas. Cometeremos errores y muy probablemente fallemos en cada uno de los parámetros que escribí arriba.

Pero no quiero perderme la alegría de conocerlo más a través de esos errores y de mi adoración.

No quiero perderme esta preciosa comunidad que se está formando en Instagram de personas de fe, que no se avergüenzan de glorificarle en y con sus trabajos.

Y sí, te invito a que continuemos publicando para la fama de Jesús.

Te animo hoy, a que revises tu vida ante Dios y honestamente puedas poner tu uso de Instagram u otras redes sociales en su lugar.

Ahora te reto a lo siguiente:

1. Ora: pídele a Dios que te revele las cosas que publicas que no deberías estar publicando (a veces lo sabemos, es sólo que no queremos dejar de hacerlo)

2. Pregúntale a Dios qué quiere Él de ti a través de las Redes Sociales

3. Ve a las publicaciones anteriores y comienza a depurar las que se quedan y las que no,

4. Analiza con sinceridad las motivaciones que te llevan a publicar tal o cual contenido

5. Busca a alguien más maduro que tu en la fe y con quien te sientas confiado(a) y ríndele cuentas de esas publicaciones que sabes que fueron con malas intenciones

6. Disminuye el tiempo que pasas en las redes y aumenta el tiempo que pasas con Dios a través de la oración y Su Palabra.

7. ¡Sé tu mismo! Dios te creó y vio que era bueno. Así que intentar ser como los demás, no sólo desplaza a Dios como el perfecto Creador, sino que también te frustarará y te llevará a tomar malas desiciones.

8. Ahora, escribe tu propia misión de tu uso de Instagram, compártela en los comentarios y también este artículo para que otros también puedan hacerlo

Por Masiel Mateo, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana.

Anuncio publicitario

Cada día… agradece a Dios Su misericordia y fidelidad!

Amada hermana, ¿Alguna vez, estando en medio de una crisis o tensión, has sentido que Dios está lejos de ti o ajeno a tu situación?

En las Escrituras podemos encontrar ejemplos de personas que se han sentido como tú, y a través de sus experiencias podemos aprender cómo debemos reaccionar de una manera que honre a Dios.

El libro de los Salmos es un compendio de cánticos sagrados o himnos escritos por diferentes autores (David, Salomón, Asaf, entre otros), con el fin de guiar al pueblo de Israel a reconocer la soberanía de Dios sobre el universo y moverlos a adoración.

En los salmos encontramos no solo la exaltación de Dios, sino la ejemplificación de las vidas de los autores tal como son ante los ojos del Señor.

“Por siempre cantaré de las misericordias del Señor; con mi boca daré a conocer Tu fidelidad a todas las generaciones. Porque dije: Para siempre será edificada la misericordia; En los cielos mismos establecerás Tu fidelidad.”

(Salmos 89:1-2 NBLA)

El Salmo 89 es un tipo de salmo denominado “masquil”, escrito por Etán Ezraíta, levita y cantor del templo que vivió en la época del reinado de David.

La palabra masquil (del hebreo maskil: canción o poema contemplativo) indica que este salmo fue escrito con el propósito de llevarnos a meditar, para volvernos prudentes o entendidos en cuanto a la situación que el autor presenta en el salmo. 

Históricamente, este salmo está relacionado con un período de crisis nacional, en el cual el salmista llega a la conclusión de que Dios ha abandonado a Su pueblo escogido y entonces apela, a través de su oración, a la misericordia y fidelidad del Señor, sin tomar en cuenta la infidelidad recurrente de Israel.

En medio de su queja y dolor, Etán reconoce que Dios es inmutable y su misericordia y fidelidad, por lo tanto, nunca cambiarán.

Etán conocía bien el carácter de Dios y, aunque él entendía que Dios les había abandonado, él centra su argumento en el leal amor del Señor, el cual es digno de ser proclamado de generación en generación.

“Así dice el Señor: «No se gloríe el sabio de su sabiduría, Ni se gloríe el poderoso de su poder, Ni el rico se gloríe de su riqueza; Pero si alguien se gloría, gloríese de esto: De que me entiende y me conoce, Pues Yo soy el Señor que hago misericordia, Derecho y justicia en la tierra, Porque en estas cosas me complazco», declara el Señor.”

(Jeremías 9:23-24)

De este pasaje del libro de Jeremías aprendemos que Dios valora en gran manera que tengamos un conocimiento profundo de Su carácter, pues este entendimiento nos ayudará a responder en todas las circunstancias de nuestra vida con un corazón agradecido y adorarle por lo que Él es.

Ahora quiero invitarte a que reflexionemos juntas sobre estas verdades que muestran la grandeza de nuestro Dios y a las cuales el salmista se aferró: ¡Nuestro Dios es misericordioso y fiel!

La misericordia de Dios se relaciona de manera íntima a la expresión pura de Su amor hacia nosotros.

La palabra en hebreo utilizada mayormente en el Antiguo Testamento para definir la misericordia es “HESED”, que significa bondad, gracia, amor entrañable y fidelidad. Implica compasión llevada a la acción. Dios no solo se compadece de nosotros, sino que activamente busca hacernos el bien.

Por otro lado, la palabra que mejor transmite el significado de fidelidad es “AMAN”, y se refiere a firmeza o estabilidad. La fidelidad de Dios se evidencia en las Escrituras a través de Sus promesas.

“Reconoce, pues, que el Señor tu Dios es Dios, el Dios fiel, que guarda Su pacto y Su misericordia hasta mil generaciones con aquellos que lo aman y guardan Sus mandamientos;”

(Deuteronomio 7:9)

Dios nos dio la muestra más grande de Su amor y misericordia al rescatarnos, dándonos la oportunidad de recibir el perdón por medio del sacrificio de Su Hijo en la Cruz.

Cuando confesamos a Cristo nuestros pecados y le reconocemos como nuestro Señor y Salvador, somos limpiados de toda culpa y perdonados, porque Jesús llevó sobre sus hombros el castigo que merecíamos y nos abrió el camino al Trono celestial donde encontramos gracia y misericordia cada día.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia ustedes han sido salvados), y con Él nos resucitó y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de Su gracia por Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

(Efesios 2:4-7)

“Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”

(Hebreos 4:16)

Tanto la misericordia como la fidelidad de Dios son partes intrínsecas de Su divina naturaleza.

Él no tiene que hacer ningún esfuerzo para mostrar Su Misericordia, sino que de manera natural forman parte de lo que Él es.

¡Su compasión y bondad nunca fallan! 

“Compasivo y clemente es el Señor, Lento para la ira y grande en misericordia. No luchará con nosotros para siempre, Ni para siempre guardará Su enojo. No nos ha tratado según nuestros pecados, Ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades. Porque como están de altos los cielos sobre la tierra, Así es de grande Su misericordia para los que le temen. Como está de lejos el oriente del occidente, Así alejó de nosotros nuestras transgresiones. Como un padre se compadece de sus hijos, Así se compadece el Señor de los que le temen.”

(Salmos 103:8-13)

Al abrir nuestros ojos cada mañana, podemos tener la certeza de que Dios ha renovado Su misericordia y fidelidad hacia nosotros. Podemos cometer errores y caer, pero Dios siempre permanecerá fiel a nuestro lado, mostrándonos su eterna bondad y fidelidad.

“Que las misericordias del Señor jamás terminan, Pues nunca fallan Sus bondades; Esto traigo a mi corazón, Por esto tengo esperanza: Son nuevas cada mañana; ¡Grande es Tu fidelidad!

(Lamentaciones 3:21-23)

Paul David Tripp, en su libro devocional Nuevas Misericordias Cada Mañana, escribe: “Una de las realidades más asombrosas de la vida cristiana es que, en un mundo donde todo está en algún estado de descomposición, las misericordias de Dios nunca decaen […] Son hechas a la medida de los retos, las decepciones, los sufrimientos, las tentaciones y las luchas internas y externas contra el pecado…”

Querida hermana, cuando estés en medio de la prueba siempre recuerda que, como el salmista, debemos agradecer al Señor por Su gran misericordia y fidelidad, de las cuales no somos merecedoras y como quiera, ¡nos la otorga cada día en la medida de nuestra necesidad… nunca nos sobrará, pero tampoco nos faltará!

“Porque los montes serán quitados y las colinas temblarán, Pero Mi misericordia no se apartará de ti, Y el pacto de Mi paz no será quebrantado», Dice el Señor, que tiene compasión de ti.”

(Isaías 54:10)

Piensa que, a pesar de que en nuestra vida cristiana tenemos altas y bajas, nunca hemos dejado de recibir Su misericordia y fidelidad a favor nuestro… Responde entonces, agradecida cada día por Su gracia y amor inmerecido en tu vida y confía en que Sus promesas están establecidas en los cielos y Él las cumplirá.

Profundiza en las Escrituras:

  • Deuteronomio 7:9
  • Nehemías 9:17
  • Salmo 103:17a
  • Jeremías 3:12
  • Miqueas 7:18
  • Lucas 1:69-72
  • Tito 3:4-5
  • 1 Pedro 1:3

Por Jenny Thompson de Logroño, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana

¿Cómo predicar el Evangelio en 2022? ¿Qué puedo hacer como mujer para llevar el Evangelio a otras?

Muchas veces sabemos el Qué del Evangelio, pero ignoramos el Cómo llevarlo? ¿Cómo voy a impactar mis hijos, mi esposo, mi familia, mis amigas y vecinas?

Durante años, nosotros como matrimonio, mi esposo y yo iniciamos un grupo de estudio bíblico en la casa del área donde vivíamos, queríamos compartir el evangelio y  teníamos estudios bíblicos, para vecinos, amigos y algunas hermanos de la iglesia que invitaban a sus compañeros de trabajo para asistir al estudio, desde días antes llamábamos por teléfono e invitábamos a los posibles asistentes, les recordábamos, por mensajes o invitaciones a venir a nuestra casa,  preparábamos algo ligero de comer para los que venían cansados y hambrientos luego del trabajo, y así pudieran estar atentos. Mi esposo preparaba una porción de la Biblia para estudiar. 

Desde que conocí al Señor, aprendí a invitar a mis vecinos, los domingos por la tarde a sentarnos a conversar sobre la Palabra. Colocaba sillas alrededor de una sala y ahí eran iluminados nuestros ojos al sentarnos en torno a la Biblia, mientras un misionero nos evangelizaba y discipulaba.  

Id por todo el mundo y predicad el evangelio, es un mandato, (Marcos 16:15) no solo para pastores y líderes, sino también para todo creyente, incluyéndonos a nosotras las jóvenes, hermanas, a las solteras, esposas y madres. 

Al principio en ese entonces, podrías ir de casa en casa visitando y las personas abrían sus casas y podías conversar del evangelio. Igual antes si viajabas y te sentabas al lado de alguien en un autobús o avión, podrás entablar una conversación, donde era una oportunidad de hablarles de Cristo, pero con la inseguridad y privacidad, los audífonos, es cada vez más restringido.

Debemos ser creativos en idear maneras de compartir el evangelio con otros.  Muchas veces pensamos que la teología es solo para hombres, y que evangelizar es una responsabilidad de mi esposo, del pastor o de los líderes. Especialmente cuando se está en una etapa en que se tienen niños pequeños en casa viene la pregunta. ¿Pero cómo lo haré si estoy tan limitada de tiempo con los hijos, la casa y el trabajo, como hare si estoy casada y mi familia es mi primer ministerio?

Cómo puedo compartir el evangelio con otros?  Le está permitido a una mujer hablarle a otros de Cristo? ¿En qué manera puedo hacerlo? Hay muchas madres jóvenes en el área de juego, cuidando a sus hijos, en el parque, necesitadas de oír el mensaje que les oriente y alivie sus cargas. Predica el evangelio a tiempo y fuera de tiempo. A griegos y a no griegos, a sabios y no sabios, soy deudor. (Romanos 1:14)

Debo tener en cuenta que antes de predicar el evangelio,  El orar antes y mostrar afecto y aprecio por las personas, el mostrar interés en sus necesidades fue algo que nos modeló el Señor Jesucristo, a todos los que se revela como Señor y Salvador.

Por tanto debo ser intencional en ganar el afecto de esas personas, esas almas deben percibir que nos interesan, que la bondad y compasión es lo que nos mueve a compartirles las buenas nuevas. 

  1. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO CADA DÍA A MI PROPIA ALMA: exaltar y recordar que Cristo Jesús, dejó su trono de gloria y descendió y se encarnó, para salvarnos, darnos vida eterna.  Cuando soy tentada a dudar de Dios, de su poder, de su omnisciencia, de su soberanía y de su omnipresencia, el confesar con la boca , y creer en mi corazón que Jesús resucitó y se levantó de los muertos. Ese es el evangelio.  Cuando estoy desanimada por las pruebas y aflicciones, cuando estoy sola, cuando estoy sin esperanza, el recordar que Jesús murió para darme esperanza, y una vida eterna, ayudara a mi alma.

2. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO A LOS MÁS CERCANOS: EN MI CASA, A MIS HIJOS, A mis Niños, en el devocional, leyendoles un texto, nada complicado, muchas veces inicio con los milagros de Jesús, o me asesoro de algún currículum: el de Niños deseando a Dios. O compartiendo verdades con ellos según lo amerite sus preguntas, edades. 

3. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO EN MI TRABAJO O EN EL LUGAR DONDE ESTUDIO: Las reuniones sociales, luego de algún examen final, o después de un gran proyecto, para celebrar e invitar a alguien que comparta la Palabra y de paso compartir alguna merienda, son siempre momentos apropiados que se quedaran por siempre en la mente de los que oyen, esa oportunidad no debe perderse. 

4. DEBO PREDICAR EL EVANGELIO HASTA LO ÚLTIMO DE LA TIERRA. Algunos tienen llamados a misiones, pero muchas veces con tus relacionados cercanos, puedes comenzar un estudio bíblico inductivo, en tu casa,  en tu comedor, en torno a una mesa, con algunas pocas amigas. 

5. AYUDAR A OTROS A CRECER ESPIRITUALMENTE: Debo orar por oportunidades para enseñar el evangelio al discipular o mentorear.

El evangelio debe estar en nuestras ORACIONES, cuando oramos nuestras oraciones deben estar basadas en la escritura, en la palabra, volverlas nuestras acciones de gracias, volver nuestras necesidades, las peticiones de la Palabra, conforme a la voluntad de Dios. 

El evangelio debe estar en nuestras CANCIONES: en la Teología de lo que creemos y proclamamos.

 HAY MUCHAS MANERAS TRADICIONALES DE PREDICAR EL EVANGELIO:

-Con tratados, con folletos, con películas, con estudios bíblicos, con mentoreo. 

Hay maneras no tradicionales de predicar el evangelio:

-Mediante donación de comida, ropa, medicamento, etc.  Mucha gente en necesidad vendrá y no solo le darás el alimento temporal sino toda palabra de la que vive el hombre y es aquella que sale de la boca de Dios.

-Mediante la enseñanza de una habilidad u oficio: clases de inglés, clases de cocina, clases de tecnologia, gratis. Se toma un tiempo y luego se comparte el evangelio. 

-mediante medios de masa, emisoras de radio, redes sociales, 

-mediante estudios bíblicos en las casas, muchos no irán a la iglesia, pero sí a compartir un refrigerio acompañado por un estudio bíblico por uno de tus líderes.

-por medio de centros de consejería, de ayuda a personas en necesidad

-por medio de centros comunitarios, durante juego de deportes, 

– por medio de repartición de ropa, por medio del cuido de los niños. 

En la iglesia donde servimos hay un ministerio para alcanzar a las trabajadoras sexuales, y un grupo de mujeres preparo 50 paquetes de regalo por la Navidad  o para las madres con artículos de higiene personal, para ayudar a que se aproximen mujeres a escuchar lo que las demás tienen para compartirles.

Por Vilma Mata de Méndez, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana

Una verdadera amistad

El amigo no piensa solo en si mismo, busca el bien del otro.

En el tiempo que Dios nos permitió como familia ir al seminario a prepararnos conocí a una amiga poco común, porque ella escogía siempre lo mejor para mi, si le regalaban dos galones de jugos ella me guardaba uno a mi, si estaban regalando un buen abrigo para la temporada del invierno y las dos lo necesitabamos, ella lo guardaba para mi.

En muchas ocasiones que la visitaba a su casa, les regalaba a mis hijos, juguetes que eran de su hijo, y que habian decidido regalarnos, no juguetes dañados, sino juguetes en buen estado… aún cuando ellos no contaban con muchos recursos, que increible ejemplo le estaba enseñando a su hijo sobre compartir y amar a otros, y Dios ciertamente se encarcaba de bendecirla.

Ella siempre pensaba en los demás primero, pendiente a nuestras necesidades para servirnos.

Me retó su forma de amar, y acaso…. esa no debería ser la forma de amar de todo hijo de Dios?

Casi siempre que pensamos en la Palabra amistad, pensamos en tener una persona que nos entienda, acompañe, ayude, escuche, beneficie, pero es más que eso, el verdadero amigo no busca su propio bien sino el del otro, la amistad tiene su base en el amor.

«El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad». 1ra Corintios 13: 4-7.

El mejor ejemplo de esto es Jesús quien no buscó lo suyo propio, y decidió morir para que nosotros podamos vivir.

Eso hace un verdadero amigo.
Y tenemos como madres diversas oportunidades para enseñarle sobre esto a nuestros hijos, por ejemplo cuando uno de los amiguitos de mis hijos vienen a casa, les explico que deben buscar que sus amiguitos estén felices, a la visita debemos darle la prioridad, prestarles los juguetes con los cuales quieren jugar, dejarlos que vayan primero, acompañarles en los juegos que quieren jugar, alegrarnos cuando ganan, hacerles sentir especiales, porque eso hace un verdadero amigo.

Debemos orar con nuestros hijos por el que está enfermo y por aquellos amiguitos que no se portan bien para que Dios les ayude a cambiar y nos ayude a nosotros a amarles.

Sabemos que en ocasiones ellos tendran diferencias con otros amiguitos, pero debemos enseñarles a pedir perdón cuando han ofendido a los demás, defender al débil, ayudar al que lo necesite.

Es muy importante que nosotras como madres les pongamos a memorizar versos bíblicos que les ayuden a entender como Dios quiere que tratemos a los demás. En nuestro caso decidimos memorizar, 1ra de Pedro 3:8-9.

En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde; no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.

En muchas ocasiones amiguitos no han tratado bien a mis hijos, y puedo aprovechar para enseñarles que Dios no quiere que devolvamos mal por mal, y que quiere que al contrario, tengamos misericordia, seamos fraternarles , amigables y con un espiritu humilde.

El memorizar este verso y otros relacionados a mi relación con mi prójimo, nos ha sido de una enorme ayuda.

Sabemos que los niños desde muy pequeños no les gusta compartir asi que a pesar de la resistencia que el niño pueda hacer debemos enseñarles a compartir sus juguetes y a gozarse de ver al otro feliz y no reirnos o aplaudirles de que no quieren compartir.

Desde pequeños debemos enseñarles a amar a los demás y que entiendan que les decimos esto porque Dios lo manda y debemos obedecer sus mandamientos y el no hacerlo es pecado.

Hace unos días nos visito una pareja de amigos a casa, necesitaban dormir con sus tres niñas para al otro día viajar de regreso a su país, y nosotros nos gozamos en prestarle nuestra habitación y nosotros irnos a dormir a un sofá cama, y recuerdo que mi niño de 7 años me preguntó que porque yo le había dado mi cama a esas personas y yo tuve la oportunidad de explicarle el gozo que es pensar y servir a los demás antes que a nosotros.

Se que ese ejemplo quedará grabado en su corazón mas que muchas palabras que pueda decirle.

En la Biblia tenemos buenos ejemplos de amistades, una de ellas es la de David y Jonathan.

Amistad de David y Jonatán. –

«Y aconteció que cuando él acabó de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada al alma de David, y Jonatán lo amó como a sí mismo. Y Saúl lo tomó aquel día y no lo dejó volver a casa de su padre. Entonces Jonatán hizo un pacto con David, porque lo amaba como a sí mismo. Jonatán se quitó el manto que llevaba puesto y se lo dio a David con sus ropas militares, incluyendo su espada, su arco y su cinturón. ( 1ra de Samuel 18:1-4)

Esta clase de amor no abunda, a pesar de que Dios nos dice que debemos amar a los demás como a nosotros mismos, me quedo corta en muchisimas ocasiones, y lo peor o la bendición es que nosotros somos el modelo que nuestros hijos seguirán.

Ellos ven como tratamos a los demás, a las personas que nos ayudan, a los necesitados, a esas personas difíciles de amar, a nuestros familiares e imitarán nuestra conducta mas allá de lo que les digamos.

Es por esto que como madres necesitamos profundizar en nuestra relación con Dios, arrepentirnos delante de Dios por no poder cumplir el estandar de amor que el demanda y pedirle que nos de un amor sincero y profundo por los demás de tal manera que nuestros hijos puedan ser impactados por nuestra forma de vivir.

Una de las cosas que mas amo de la maternidad es la preciosa oportunidad que tenemos de dejar un legado de hombres y mujeres que amen a Dios, que amen a su prójimo, que puedan pararse en la brecha y defender el evangelio, y amar lo suficientemente a otros para no dejarlos que se vayan al infierno, hombres y mujeres diferentes en medio de una generación de valores relativos y en una cultura caracterizada por el egoismo, la maldad, la violencia.

Nosotras como madres se nos ha encargado la gloriosa misión de enseñarle a estos niños de Dios y lo que el espera, no desaprovechemos esta preciosa oportunidad y sabemos que la salvación le corresponde solo a Dios pero nadie mas influenciará sus vidas como nosotros lo haremos.

Por Angélica Rivera de Peña, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana

6 Resoluciones de fe para emprender un nuevo año:

Los cambios de años regularmente nos inspiran a hacer resoluciones.

Nuestra vida espiritual es lo más importante para Dios, Él desea un acercamiento de parte de nosotras, que estrechemos cada día nuestra relación con Él.

¡Entendemos que como hijas de Dios el primer lugar sobre todos nuestros deseos, metas y anhelos es Dios!

Es importante saber que nuestras resoluciones deben estar siempre amparadas en la confianza en Dios y Su poder.

Así que ¿De qué tratan tus resoluciones? ¿Qué dicen de ti y tu corazón?

Hoy te invito a dar prioridad a lo realmente importante. ¡Lo correcto es que nuestras resoluciones apunten a un mayor acercamiento a Jesucristo! Después de esto llega todo lo demás.

Esas resoluciones deben reflejar nuestra fe y deben irse fortaleciendo a medida que transcurra cada año.

¿Necesitas ayuda para plantearte resoluciones que reflejan tu fe como hija de Dios, además que te ayuden a dar prioridad a Jesucristo cada nuevo año y que las puedas poner en práctica cada día?

Para responder a la pregunta anterior te cuento que en la Biblia, existen las bases para plantearnos esas resoluciones!

Mira algunos ejemplos para fortalecer nuestra fe cada nuevo año:

1.- CONFIAR EN EL SEÑOR CON TODO MI CORAZÓN. NO DEPENDER MAS DE MI. BUSCAR SU VOLUNTAD EN TODO.

“Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3:5-6 (NTV)

2.- QUE DIOS SEA MI FORTALEZA.

“El nombre del Señor es una fortaleza firme; los justos corren a él y quedan a salvo.” Proverbios 18:10 (NTV)

3.- NO DESALENTARME. NO ENTRISTECERME. VIVIR EN EL GOZO DE MI DIOS.

“¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del Señor es su fuerza!” Nehemías 8:10b (NTV)

4.- BUSCAR A MI DIOS PERMANENTEMENTE.

“…busquen al Señor y su fuerza, búsquenlo continuamente.” 1 Crónicas 16:11 (NTV)

5.- ESTUDIAR SIEMPRE LA BIBLIA. MEDITAR EN ELLA Y OBEDECERLA.

“Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” Josué 1:8-9 (NTV)

6.- OLVIDAR EL PASADO. FIJAR MI MIRADA HACIA LA META Y AVANZAR PARA GANAR MI PREMIO QUE DIOS ME OFRECE.

“… pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-14 (NTV)

¡Te animo a que ores, preséntale al Señor tu anhelo por crecer en la fe y amarlo más!

Luego anota las resoluciones en la que Dios te haya mostrado necesidad, y compártelas para inspirar a otras.

Recuerda, por la gracia de Dios, si oramos y nos mantenemos fieles a estas resoluciones, creceremos en nuestro llamado que amorosamente Él nos ha hecho.

No temas, no desmayes al iniciar cada nuevo año, ¡en Jesucristo podemos lograrlo!

Escrito por Yicell de Ortiz, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana

Calendario de oración Enero y Febrero 2022

«Con sabiduría se construye la casa; Con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos; De bellos y extraordinarios tesoros».

Proverbios 24:3-4

¡Feliz año nuevo! Siempre me gustan los comienzos de un nuevo año. Tantas posibilidades, tantos nuevos pensamientos y horizontes para descubrir.

Como sabes, cada año paso algunas semanas buscando a Dios para que nos de “la palabra del año” la cual irá a ser usada por RTM Mujeres de Esperanza. Dios siempre es fiel en conducirme a un pasaje y darme una palabra que involucre toda la esencia del ministerio para el año.

¡Este año la palabra es “construir”!

Hay mucho por construir por RTM Mujeres de Esperanza. Hemos tenido más de 25 maravillosos años llenos de la gracia y la misericordia de Dios mientras hemos llevado esperanza en Jesús a las mujeres alrededor del mundo y a través de las generaciones. ¡La sabiduría es sin fin!

Sin embargo, la sabiduría que verdaderamente permanece viene de Cristo y de Su Palabra, a la cual miramos por liderazgo y dirección cada año. Buscamos aprender más acerca de Su voluntad para nosotras- mujeres en cada sendero de la vida alrededor del mundo- y por los materiales y los programas que producimos este año. ¡Todos son muy emocionantes!

Este año estaremos haciendo algo un poco diferente con nuestro calendario de oración. Estaremos destacando las regiones en las que RTM Mujeres de Esperanza sirve, hace petición de oración, y da historias y testimonios de nuestras líderes en sus respectivas regiones.

Esperamos que te dé una mejor visión, de lo que Dios está haciendo en cada región del mundo para llevar crecimiento espiritual a las vidas de las mujeres.

En enero y febrero, las intercesoras de RTM Mujeres de Esperanza estarán orando por las Américas. Oramos que mientras leas logres tener un concepto más amplio de la
gracia y proyectos de Dios en Norte América, Latinoamérica y el Caribe.

Mientras nos reunimos juntas en oración, que cada una pueda continuar buscando a Dios por dirección mientras construimos el ministerio y mientras nos ayudamos las unas a las otras a vivir vidas que verdaderamente reflejen la imagen de Dios. (1ª. Tes.5:11)

Para ver algunos otros pensamientos personales acerca de “Con sabiduría se Construye una Buena Casa” por favor refiéranse a mi artículo sobre le tema “Explorando la Esperanza Hoy.”

En Él nuestros corazones se regocijan,

Dra. Peggy Banks//Directora Global//RTM Mujeres de Esperanza.

#mujeresdeesperanza#esperanzaenDios#esperanzaenCristo#oracion#oraconnosotras#mujer#mujercristiana#vidacristiana #eneroyfebrero #2022

Calendario de oración de Noviembre y Diciembre 2021

Queridas amigas,

¿Qué produce alabanza en tu corazón hoy? ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste y alabaste a Dios por quién Él es en tu vida? ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en silencio alabando a Dios durante la belleza de un amanecer o un ocaso?

Estas son algunas de las preguntas que me he estado haciendo a mí misma cada día. No quiero que pase otro día durante el cual no alabe y reconozca la bondad y la gracia de Dios en mi vida.

Sin embargo, he descubierto que algunos días esta meta puede ser muy desafiante.

Entre un mundo que está luchando volver a algo de normalidad, encuentro que necesito tener la intención de alabar a Dios por todas las pequeñas cosas que veo y escucho cada día. Comencé meditando palabras de alabanza de las Escrituras.

“Señor, tú eres mi Dios, te exaltaré y alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas, tus consejos antiguos son verdad y firmeza.” (Isaías 25:1)

“Bendice alma mía al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.”(Sal.103:1)

“Te alabaré oh Señor, con todo mi corazón; contaré todas tus maravillas.” (Sal.9:1)

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío.” (Sal. 42:11)

Oro que este mes usemos nuestra respiración para alabar a Dios cada día.

Unamos nuestras manos
mientras levantamos nuestras voces en oración y alabanza de agradecimiento.

Por más pensamientos sobre este tema, por favor toma algún tiempo para leer mi artículo
“Explorando la Esperanza Hoy” en este asunto del calendario de oración.

En Él nuestros corazones se regocijan.

Dra. Peggy Banks @drpbanks //Directora Ministerio Global//RTM Mujeres de Esperanza 2021

#mujeresdeesperanza#esperanzaenDios#esperanzaenCristo#oracion#oraconnosotras#mujer#mujercristiana#vidacristiana#noviembre#diciembre#2021

Mi Dios en quien creo

Creo en un Dios que trasciende todo lo que vemos y somos.

Un Dios eterno, increado, que gobierna los cielos y la tierra.

Sí, tiene leyes, la gravedad es una. Sí, tiene un libro donde nos habla de Él.

Dios es elevado, sublime y habita la eternidad. Todo ser le verá aunque no haya creído en Él .

Toda rodilla se doblará ante su majestad. Él es amor, pero también es fuego consumidor.

Gobierna con justicia y desprecia la maldad. Dios no es fabula. No es energía, es una Persona que escapa a nuestra mente pequeña.

Él se hizo pequeño para darse a conocer, al dejar su gloria y hacerse hombre.

Muchos no quieren creer, pero muchos hemos creído y experimentado la grandeza de su salvación y la alegría de poseer una esperanza que va más allá de esta tierra.

Dios no habita en un templo pero si habita en sus hijos. Él es bueno aunque yo camine por oscuro valle, Él es fiel aunque yo le niegue, porque Él llama, aparta y santifica a los suyos.

Mi Dios juzga con justicia, ama incomprensiblemente y gobierna sobre toda potestad.

Jesús es real, el Espíritu Santo es real, el Padre es real. No es un Dios con mil leyes, o mil palabras, Él solo tiene una, que es confiable y que nunca dejará de ser.

A ese gran Dios pertenecemos, y es en Él hermana, amiga, mujer que debemos de confiar, que debemos de rendir nuestras vidas.

Recuerda Su verdad siempre y lo que dice el siguiente Salmo: 90:2

«Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.»

Por Inés Cedeño de Jiménez, Colaboradora en Mujeres de Esperanza en República Dominicana.

¡El amor por el cual somos justificadas!

Miren cuán gran amor nos ha otorgado el Padre: que seamos llamados hijos de Dios…”

1 Juan 3:1a

Este versículo nos habla de una de las más hermosas bendiciones halladas en la Palabra de Dios, la Biblia.

Por el inmenso amor que Dios nos ha dado, Él entonces nos llama sus hijas, y esto es un gran privilegio.

Y a través de estas palabras en este versículo también podemos conocer realmente cómo es nuestro padre. Podemos aprender de Su gran amor.

Ya sabemos que somos sus hijas, que tenemos un Padre celestial, pero, estamos convencidas y seguras de ese amor?

¿Sabes que una vez y otra vez y otra vez hasta el infinito podemos comprobar Su inmenso amor para con nosotras?

Por mencionar algunas cosas, por ejemplo, sabes de Su misericordia, sus promesas y bondades? Todo nos habla de Su amor!!

¡No dudemos! Su mayor muestra de amor fue derramar la sangre de Su Hijo para perdonarnos de nuestros pecados y tener vida eterna.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

 Romanos 5:8

Descansemos en ser Sus hijas! pues Dios no terminará su amor por nosotras! Las Escrituras dicen que nada nos puede separar de Su amor, no importa por lo que estemos viviendo.

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Tal como está escrito: Por causa tuya somos puestos a muerte todo el día; somos considerados como ovejas para el matadero. Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Romanos 8:35-39

Recordemos que al estar el maravilloso sacrificio de Cristo vigente, Dios nos da la oportunidad de acercarnos a Él, aceptando en nuestros corazones ese gran regalo el cual nos dio por Su gracia y recibiendo con mucho valor ese gran amor, que nos hace que seamos Sus hijas.

Nuestro Padre en toda la Biblia y específicamente en Juan 3:16, deja clara su intención y su deseo de relacionarse con nosotras de forma amorosa, por lo que permitamos que Él guíe nuestras vidas, que nos cuide y sobre todo que aceptemos Su perfecta voluntad.

¡Eso es amor de Padre!

Viendo todo esto y conociéndolo a través de las Escrituras, entonces como Sus hijas demos gracias a Él por habernos creado y planificado un hermoso propósito especial para nosotras de darnos parte en Su eternidad.

Recordemos, nuestro Padre es perfectamente bueno, lo que somos y lo que hacemos es porque Él lo permite dándonos la vida que tenemos, pues Él fue quien nos creó.

Por lo tanto Él espera relacionarse con nosotras en amor como un Padre con Sus hijas.

¿Que otras bendiciones nos ofrece nuestro Padre?

Gozo en pruebas y tribulaciones,

“También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades, porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia. Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación.”Romanos 5:3-4 (NTV)

Esperanza, 

“…por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”Romanos 5:2

Salvación de Su ira,

“Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de Él.” Romanos 5: 9

Y sobre todo, su bondad,

Por la que Él se regocija de su creación, como un padre goza de sus hijas amadas, ¿por qué?  

* Su bondad nos consuela como un padre que ama

* Su bondad nos da seguridad y cuidado

* Su bondad nos provee lo que necesitamos diariamente

* Su bondad nos calma y nos anima

Ahora, ¿Qué espera nuestro Padre de Sus hijas?

Él espera obediencia, espera que seamos hijas con fe en Su gran muestra de amor, Él espera fidelidad, integridad, confianza, devoción y dependencia absoluta de Él .

Hoy, doy gracias por el amor de Dios hacia mi y darme el valor de HIJA!

En Cristo,

Yicell

(Escrito originalmente para el ministerio Lifeway Mujeres)

Tuya por siempre!

«Y a los que justificó, a éstos también glorificó.»

Romanos 8:30

Que gozo y que paz fue cuando entendí que era tuya, que pertenecía a tú reino.

Nada, nadie podía quitarme ese gran privilegio, y esa enorme gracia y bendición.

Cristo nos justifica con su justicia, nos quita la culpa que cargamos por la maldición del pecado y nos hace parte de su familia.

Nos llena de promesas eternas, llamándonos a redimir nuestras mentes para que la pongamos más allá de esta tierra y nos neguemos al pecado que quiere cada día hacernos sucumbir.

Pero como Él nos justificó y glorificó ya el pecado no tendrá dominio sobre nosotras y podemos caminar sin peso, sin asedio, confiadas al mirar siempre al maestro.

«Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia.»
Romanos 6:14

Bajo su gracia! Que sombrilla tan inmensa que hace que nuestras vidas se llenen de dignidad e identidad!

En Él somos las personas con el mayor privilegio que pueda existir en el universo, no hay nada como vivir justificada y con una esperanza de gloria al lado del ser más Majestuoso, Grandioso, Poderoso, Hermoso y tres veces Santo.

El gran Yo Soy. Nuestras mentes quedan cortas para comprender semejante verdad. Por ella debemos de estar dispuestas a rendirnos de tal manera que no nos importe lo que Jesús pueda pedirnos con tal de adorarle con nuestras vidas, y todo lo que hagamos resultaría poco comparado a lo que Él nos ha entregado.

Tuya por siempre seré, que feliz!
Nada ni nadie podrá separme de ti!
Tuya yo más allá del fin, por siempre
Mi Señor seré parte de tú redil.

Nada podrá robar esta gracia sin fin.
Nadie podrá quitar tu sello de mi

Tuya por siempre seré, el mal no tiene dominio en mi, redimida camino yo, pues Jesús a mi salvó.

Ya no puedo yo mirar sin sentido mi existir, pues yo pertenezco ya al que precio pagó por mi.

Si amenece negro hoy, Tú sigues estando ahí.

Olvidar no puedo yo que Tú me acunas con amor aunque pueda tener dolor y que si en el suelo caigo sin fuerzas Tú me aderesas mesas.

Tú me elegiste Señor, a Tú llamado he dicho heme aqui!

Por siempre dispuesta estaré para seguirte y sevirte Rabí.

Por Inés Cedeño, mujeres de Esperanza en República Dominicana.